Y esto de ser queer ¿qué tal lo llevas?

Pongo y estas palabras con el ánimo de que puedas por lo menos hacerte esta
pregunta.

En lo de llevarlo, o en el cómo llevarlo, es algo con lo que me estoy encontrando en
este tiempo de mi vida.

Se me acaban los 44 y el mes que viene comienzo los 45 años.

Está siendo un buen momento de replanteamiento vital, no por que sí, este pensar,
reflexionar y sentir, no viene de la nada. Tiene historia, o más bien historias que se
juntan en este texto y también en la vuelta de tuerca a mi presencia en redes sociales.
He de asumir que esta presencia ha estado sesgada por la mirada hacia mí mismo, por
cómo me sentía y cómo me encontraba. Centradas mis redes, discursos, y compartires
en la enfermedad, el duelo, y los cuidados paliativos; llegó cansado a las puertas de los
45 y me propongo expresarme desde otros lados, otras miradas y sobre todo
sintiéndome más libre y presente que nunca.

Te decía que hay historia, y esta tiene que ver con leer, escuchar, aprender y así te lo
digo, cabrearme de lo lindo.

Llevo desde el trimestre final del año pasado estudiando un master sobre psicología
con la comunidad LGBTIAQ+, voy leyendo, escuchando, y aprendiendo sobre la
identidad de género, la diversidad queer, las realidades trans, lo que ayuda y lo que
dificulta, los delitos de odio, los espacios seguros, los armarios, y las posibilidades.
Y todo esto pues remueve, por lo menos a mí.

Estar removido, me gusta, si, estoy vivo y ahora no tengo prisa por que se pase este
revoltijo, estas reflexiones, estas ganas y estos deseos.

De momento, me llevan a darle este giro a cómo me expreso por aquí, me llevan
también a seguir queriendo hacer divulgación sobre los temas de antes aportando la
perspectiva queer. Y añadir otros temas con la intención de contribuir.

No está siendo fácil este cambio, sobre todo porque hay mucha consciencia de las
dificultades, las opresiones y los límites que he vivido hasta poder decirlo.
También soy muy consciente de la anestesia que me ha habitado, para de alguna
manera poder sobrevivir.

Con todo este proceso, esa anestesia se está diluyendo; de ahí mi cabreo; y a la vez
puedo darle más fuerza a la voluntad y la esperanza de que esto de vivirse queer
pueda ser mejor y diferente, en un mundo que no lo pone tan fácil.

Quizás llegas aquí, un poco en este modo, quizás llegas queriendo hablar de otras
cosas con esta perspectiva.

 

Sea como sea, permíteme acompañarte en este viaje.

1 comentario en “Y esto de ser queer ¿qué tal lo llevas?”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Scroll al inicio